En tu biblioteca...

30 junio, 2008

Lectura: preguntas y respuestas

1. Les invento cuentos pero no les leo ¿Hago mal?
Si usted inventa cuentos para sus hijos, les brinda un formidable ejemplo de creatividad y uso de la imaginación. Al incorporar el libro a estos intercambios, los chicos lo verán como otra fuente de historias maravillosas o informaciones interesantes.
2. Los chicos nos piden que les leamos siempre el mismo cuento ¿Está bien?
Los niños pequeños suelen pedir que se les lea o cuente una y otra vez la misma historia. Esta repetición les causa placer pues les brinda seguridad: la historia es previsible, y eso tranquiliza. Los chicos disfrutan al reconocer la secuencia de las acciones, los personajes, prever el final, oír las mismas palabras. Además al poder "distraerse del argumento", la intimidad con el adulto que narra y lee se intensifica y la voz, la calidez y la cercanía contribuyen al placer del momento.
3. ¿No son crueles los cuentos como "Caperucita", "Cenicienta", "Blancanieves" y otros con brujas y chicos que pasan situaciones duras?
Estos cuentos, descartados durante un tiempo porque se consideraron dañinos para los chicos, hoy han sido totalmente reivindicados. Los chicos se identifican profundamente con sus personajes. Los pequeños, los débiles y los buenos triunfan, el mal es castigado, y la astucia, la inteligencia y la solidaridad vencen al poder arbitrario y al autoritarismo. Su supervivenvia a través de tantos años prueba que responden a profundas necesidades humanas.
4. Sólo quiere libros de dinosaurios. ¿Cómo hago para que amplíe sus gustos?
No es preocupante que un niño manifieste un interés fuerte y sostenido por un tema determinado. Los adultos pueden ayudarlo a abrir ese tema, buscando otros relacionados con él: la prehistoria, otros animales que poblaron la Tierra o las etapas que tuvo la formación de la esfera terrestre dispararán nuevas lecturas. Es común que los chicos, después de haber leído una obra que les gustó, quieran leer sólo títulos de la misma colección o, si disfrutaron con un autor, busquen más títulos de ese autor. Existen diversos recorridos por el mundo de los libros, cada lector tiene derecho a elegir una puerta y su mapa de ruta.
5. Mi hijo sólo lee manuales escolares. ¿Éso está bien?
Es bastante común que los chicos se limiten a leer los libros de texto. Tanto la familia como la escuela pueden hacer mucho para cambiar esa situación. Colaborar, en forma personal o a través de la cooperadora, para formar una biblioteca circulante en el curso de los chicos, llevarlos a librerías y a ferias del libro, hacerles conocer la biblioteca municipal del barrio, dejarlos elegir sus propios libros y compartir libros con ellos son modos de ampliar sus lecturas.
6. Cuando mi hijo usa la computadora, ¿no está leyendo también?
Sí, está leyendo. De una manera distinta de la que empleamos al leer un libro. El libro tiene un principio y un final, tiene olor y textura, tapas y lomo. Algunos de los textos a los que se accede a través de la computadora se parecen a los de los libros. Otros son abiertos y se van construyendo sobre la marcha. Es importante que los chicos tengan acceso a distintos textos. Mientras mayor variedad pongamos a su alcance, mucho mejor.
7. ¿Es necesario que mi hijo/a tenga una enciclopedia?
A partir de la edad escolar, puede ser útil para los chicos tener una enciclopedia, ya sea en su tradicional formato en papel o en CD. Pero no es imprescindible tenerla en casa. La biblioteca de la escuela o del barrio pueden ser lugares adecuados para ir a consultarla (y, de paso, encontrarse allí con otros libros).

No hay comentarios.: