En tu biblioteca...

11 noviembre, 2010

Cuento grupal: Las aventuras de Axel y Sara

Los alumnos de 5º B crearon un cuento en el que están presentes todas las provincias de nuestro país.

Axel y Sara estaban en su casa de Buenos Aires muy aburridos. Entonces salieron a caminar y encontraron el mapa de un tesoro escondido. Decidieron ir a buscarlo por todo el país.

Primero fueron a Mendoza y se encontraron con un gato montés al que le preguntaron si había visto una gran equis, en algún lado. El gato les dijo que la vio en Formosa. Fueron hasta allí, cavaron y cavaron y no lo encontraron. De ahí se fueron a Corrientes y le preguntaron a un surubí si vio un tesoro y el pez les dijo que en su río no había nada. Axel y Sara siguieron buscando y fueron hasta Tucumán, pensando que estaba ahí porque era una provincia muy chiquita. No estaba pero no tenían plata para viajar más. Entonces Sara dijo:- el padre de mi amiga tiene un avión privado, pero vive en Jujuy. Caminaron y se encontraron con unas llamas que los llevaron hasta Jujuy. Cuando llegaron le preguntaron a un guanaco si conocía a un multimillonario y les dijo:- sí, vive acá a la vuelta. Fueron, tomaron el avión y viajaron hasta Río Negro. Buscaron detrás de cada pino y no encontraron nada. De allí fueron a Tierra del Fuego y conocieron la nieve. Se encontraron con un pingüino y le contaron que estaban buscando un tesoro y el pingüino les dijo que viajen a San Luis.

Tuvieron un largo viaje y cuando llegaron buscaron por las praderas y como no encontraron nada, caminaron hasta San Juan. Revisaron por los montes y una cabra les dijo que el tesoro seguro estaba en La Pampa. Como ya estaban cansados y sin fe fueron a Santa Fe, pero no encontraron nada.

Axel y Sara viajaron a Entre Ríos en micro, con una plata que se encontraron. Cuando llegaron, buscaron en todos los ríos, también en unas palmeras y no había nada. Pasaron dos días y se fueron a Córdoba a buscar en sus sierras, pero seguían sin encontrar el tesoro, así que fueron a Chaco. Allí encontraron unas cabritas y ellas les dijeron que el tesoro seguro estaba en Catamarca. Sara ya no quería seguir buscando pero Axel la convenció. Buscaron y buscaron, pero del tesoro, ni novedades.

Con la plata que les quedaba sacaron pasajes en avión y fueron a Santa Cruz. Aunque esquiaron mucho no encontraron nada.

Fueron hasta La Rioja y buscaron en el fondo de un río y encontraron una pista: “No encontrarán mucha vegetación pero sí el tesoro”. Entonces fueron a Santiago del Estero. Buscaron y buscaron, pero sólo encontraron otra pista: “tengo nieve pero no estoy tan al sur”. Con esa pista se fueron hasta Chubut. Buscaron en cada montaña y en la punta de una muy alta había otra pista: “Puedo estar si me lees de atrás para adelante o en una provincia que es verbo”. Los chicos pensaron mucho y dijeron:- ¡Neuquén y Salta! Fueron entusiasmados, pero no había nada. Estaban muy tristes, pero Sara se dio cuenta de que faltaba una sola provincia y gritó:- ¡En Misiones está el tesoro Axel! Viajaron contentos hasta allí y detrás de las Cataratas del Iguazú, una gran sorpresa… ¡EL TESORO! Gritaron los dos. Era un cofre lleno de golosinas, billetes y oro.