En tu biblioteca...

18 junio, 2007

La biblioteca y la ciencia.

Mucha gente tiene cierta idea de lo que en una biblioteca, especialmente en una biblioteca escolar como la de nuestra escuela, debe haber: libros, revistas y otros materiales. Pero...¿de qué tipo? La respuesta obvia parece ser: libros para las materias que en la escuela se enseñan, libros de cuentos, libros con historias... Si la biblioteca contiene solamente los materiales que estas respuestas sugieren, deja de lado aspectos importantes de la vida y de los campos del saber. Uno de estos campos, muy abandonado por muchos motivos durante demasiado tiempo, es el de la ciencia.
Ciencia no es una investigación sobre algo que sólo es comprensible para unos pocos e inútil para la mayoría. Al contrario: de la ciencia vivimos, de ella dependemos. Ciencia es conocer como son las cosas realmente, no como nos lo dice nuestra imaginación o nuestro pensamiento mágico. Podemos describir el Universo usando vocabulario poético o metafórico, pero si realmente queremos saber cómo es debemos usar –y acostumbrar a los alumnos a usar- herramientas de investigación. A tocar, medir, calcular. Como Darwin, como Newton.
Pero, ¿qué es investigar?
La investigación es un proceso formal y sistematizado de llevar un método de análisis científico, adapta las teorías de la investigación a la solución de problemas. La metodología es el proceso a seguir para analizar un problema, y para que el resultado sea una verdadera contribución. El trabajo científico no permite la improvisación, pero respeta criterios personales en lo que pueden aportar al análisis. El trabajo de investigación permite que los alumnos pongan en práctica la metodología para resolver problemas y lleva a la formación de una mentalidad crítica y operativa, con un espíritu de certeza y confianza. Las técnicas de investigación científica permiten abrir los conocimientos, organizar el trabajo cotidiano y afianzar los criterios propios aportando a nuestro desempeño profesional. Es indispensable el método científico: es cada vez mayor la importancia de la investigación científica para la producción de conocimiento teórico. La ciencia es valiosa como herramienta para conocer la naturaleza y remodelar la sociedad; es clave para la comprensión del mundo y de uno mismo, y eficaz en el enriquecimiento, la disciplina y la liberación de nuestra mente. La ciencia es conocimiento racional, sistemático, exacto y verificable, pudiendo ser falible. Las ideas surgen en forma provisional.
Mario Bunge, uno de los más importantes filósofos de nuestro país, nos dice que la ciencia es:
Fáctica (parte de los hechos y vuelve siempre a ellos, los intenta describir como son, más allá de su valor emocional, comercial u otro; requiere curiosidad, sensibilidad y desconfianza por lo establecido; los datos empíricos sin una teoría y sin un análisis no sirven de nada);
Analítica (aborda problemas circunscriptos y los descompone en elementos), explicativa, abierta (no reconoce barreras a priori que limiten el conocimiento; si un conocimiento fáctico no es en principio refutable, entonces no pertenece a la ciencia sino a otro campo),
Útil (busca la verdad; el conocimiento ordinario busca resultados inmediatos, con lo que no es del todo verdadero o eficaz);
Trasciende los hechos, es claro y preciso (es el conocimiento ordinario el que es vago e impreciso; la claridad la obtiene formulando claramente los problemas),
Comunicable (no es inefable o misterioso sino expresable, no es privado sino público; lo misterioso es propio de la poesía o de la música, pero no de la ciencia),
Verificable (debe aprobar el examen de la experiencia; si algo fracasa en la práctica, fracasa por entero),
Sistemático (no es un agregado de informaciones inconexas, sino un sistema de ideas conectadas lógicamente entre sí),
General (ubica los hechos singulares dentro de pautas generales, los enunciados particulares en esquemas amplios),
Legal (busca leyes, de la naturaleza y de la cultura; inserta los hechos singulares en pautas generales llamadas “leyes naturales” o “leyes sociales”; tras el aparente desorden descubre las pautas regulares de la estructura y del proceso del ser y del devenir; las leyes no son inmutables),
Predictivo (trasciende la masa de los hechos de experiencia, imaginando cómo pudo haber sido el pasado y cómo será el futuro),
Especializado, metódico (no es errático sino planeado, no se tantea en la oscuridad, no excluye al azar: le hace un lugar a los acontecimientos imprevistos y lo pone a su servicio).
Parece complicado, o por lo menos imposible de trabajarlo con nuestros alumnos, o con nuestros hijos. Quizás no en los términos anteriores, pero el método científico lo aplicamos siempre que queremos saber con certezas, no a tientas o adivinando. Reunimos elementos, medimos, chequeamos lo medido...Somos metódicos.
El Método (del griego camino) se opone al azar, puede ser teórico o práctico. Los prácticos permiten hacer algo, a veces aprender a hacer, un saber con habilidad. Las reglas del método teórico orientan a contenidos descriptivos y teóricos, buscando averiguar la verdad de afirmaciones. El saber vulgar, no científico, se vale de meros actos automáticos cuyas reglas no son explícitas. Galileo Galilei sienta las bases del método experimental en las ciencias naturales. No se apoya solamente en la observación o la conjetura, propone hipótesis que deben comprobarse experimentalmente: la aceptación o rechazo de la hipótesis científica depende de la confirmación o refutación por la experiencia. En las ciencias naturales hay unanimidad en los hechos que se establecen como objeto de estudio, las explicaciones razonablemente satisfactorias de los mismos y los procedimientos válidos que se deben usar en una investigación bien fundada. En los estudios sociales no hay unanimidad, no se suministran leyes universales acerca de los fenómenos sociales, no hay sistemas explicativos de gran alcance que satisfagan a todos. Es por esto que los temas sociales no son ciencia, y las ciencias naturales lo son. Pero no son la única puerta al pensamiento científico.
La página recomendada para CURIOSOS es la ...

“Página de la CIENCIA: para los chicos... y no tan chicos...” de la Universidad Nacional de La Plata. ¡Hacé click en el logo!

14 junio, 2007

Páginas sueltas

Adriana Orona, Bibliotecaria de la EPB N° 32 de Moreno, nos recomienda visitar "Páginas sueltas", donde podremos leer y/o escuchar a diversos autores.
Es el nombre de la página de Julia Bowland y Elisa Boland, autoras de este espacio en el que... ¡No se lo pierdan! Haciendo click en:

Sonrisas sanas

Los alumnos de 2°C y su seño Alejandra visitaron la biblioteca para ver el video del Dr. Muelitas. Además de cantar la canción " Cepilla, cepilla, cepilla tus dientes" usaron información de la Biblioteca , como por ejemplo fichas con indicaciones para el cepillado de los dientes, y decidieron crear un mensaje para niños y adultos, que es el que se ve en la foto. En el recuadro figuran los nombres de los autores.

04 junio, 2007

Compartimos reflexiones...

Agostina de 4°, del turno tarde, nos envió sus reflexiones creadas en ¡Power Point!