En tu biblioteca...

31 julio, 2008

¿Por qué leerle a su hijo en voz alta?

  • Es divertido y, de esta manera usted ayuda a su hijo a crecer como lector y a tener una actitud positiva hacia la lectura y el aprendizaje.
  • Alimenta el amor de sus hijos tanto por la palabra escrita como por la oral.
  • Le da la oportunidad de redescubrir historias favoritas y encontrar otras nuevas.
  • Refuerzan en sus hijos el desarrollo de importantes habilidades lingüísticas que los ayudarán a aprender a leer por sí mismos.
¿Cuándo comenzar?
  • Comience ni bien sus hijos tengan unos pocos meses. El sonido de una voz leyendo puede calmar a un bebé que está molesto o entretener a uno callado y quieto. Y usted también lo disfrutará. Leer en voz alta puede regalarle muchos momentos memorables y emotivos.
  • Continúe leyéndoles a sus hijos aún luego de que ya hayan aprendido a leer. A los más pequeños les gusta escuchar que les lean libros que ellos aún no pueden dominar por sí mismos y a muchos adolescentes les encanta volver a escuchar sus historias favoritas.
  • Reserve alguna hora para leerle en voz alta a su hijo todos los días. Al mediodía, cuando los chicos vuelven del colegio, en la siesta, en la cena, mientras disfrutan del postre, antes de que se vayan a dormir... Encuentre el momento que mejor le funcione a usted.
  • Aproveche los momentos en los cuales la familia está junta. Pídale a su hijo que le lea mientras usted realiza tareas de la casa, por ejemplo, mientras lava los platos. En el desayuno léale en voz alta el diario.
  • Preste atención a las reacciones de su hijo. Si está inquieto, esto puede querer decir que su tiempo de concentración se está acabando. En ese momento, deje de leer e intente alguna otra actividad.
Fuente: Fundación Leer